¿Cómo aumentar la seguridad en uno mismo?

SIETE CONSEJOS


TOMA CONCIENCIA DE QUE TU RESPONSABILIDAD AHORA ES EMPEZAR A TRABAJAR CONTRA TU INSEGURIDAD: Declara en voz alta y para ti mismo/a que puedes gestionar tu falta de seguridad. Ese será tu punto de partida. Todas las personas somos en cierta medida inseguros/as, puesto que las experiencias no siempre nos dejan buen sabor de boca y muchas situaciones se escapan de nuestro control. Pero digamos que a la hora de manejar esa inseguridad podemos hacerlo de manera positiva (acepto mis zonas inseguras, puedo hablar de ellas, lucho por cambiarlas y emitir otra respuesta) o de manera negativa (a través de celos, envidias, chantajes, obrar mal, etc.). Un ejemplo de mala gestión de las inseguridades podemos ponerlo en los sujetos maltratadores que por definición son personas acomplejadas e inseguras, y manejan esto a través del mecanismo de defensa de la proyección, es decir, proyectan sus inseguridades en la pareja con el único objetivo de que se sientan inferiores y carentes de valor, cuando es precisamente así cómo se sienten ellos. Por lo tanto, y volviendo al que debe ser el punto de partida, habla contigo mismo/a de tus inseguridades, por ejemplo: “Soy inseguro/a con mi físico, pero poco a poco voy ganando más confianza y me gusto cada vez más”, “Sé que soy inseguro/a en las relaciones sociales así que voy a intentar cambiarlo”, “Me muestro muy inseguro/a con mi jefe así que voy a tener que trabajar duro para no considerarme tan inferior a su lado”, etc. Comprométete con el cambio de aquello que te hace daño.

complejo-de-inferioridad

DESCUBRE QUÉ TE HACE SENTIR INSEGURO/A: No siempre es necesario saber los porqués pero te pueden dar perspectiva y ayudar a que el cambio sea más rápido. ¿Qué personas o qué situaciones atraen tus sentimientos de inseguridad? Deberás empezar a trabajar por ahí, bien eliminando a personas tóxicas de tu vida (¡muy importante!), bien ganando en seguridad y fortaleza para afrontar esas situaciones. Será cuestión de adquirir las herramientas que te permitan hacer frente a esas situaciones que fomentan tu inseguridad para eliminar cualquier sentimiento negativo. ¡Atrévete a dar el paso!

QUÉ PENSAMIENTO TE PROVOCA INSEGURIDAD: Probablemente será erróneo, lo desenmascararás y avanzarás. Existen infinidad de pensamientos erróneos, a los cuales les llamamos pensamientos distorsionados, que se caracterizan por ser involuntarios, automáticos…y surgen en momentos de bajo estado de ánimo o baja autoestima (por ejemplo, ante síntomas depresivos o ansiógenos). Lo primero, y más importante, es reconocerlos y tomar conciencia de que no son racionales, para después, ir reestructurándolos y cambiándolos hasta adquirir una filosofía de vida más realista. Algunos de estos pensamientos podrían ser: “nadie me quiere”, “no le resulto interesante a nadie”, “todo el mundo habla mal de mí”, “no conseguiré nada en la vida”, “no valgo como persona”…

encerrado

PON EL FOCO DE ATENCIÓN EN TU PERSONA: Tu valor como persona es intrínseco, es decir, ¡vales simplemente porque existes! ¿Crees que eres una persona valiosa? Sea cual sea tu respuesta, te puedo asegurar que SÍ. Y debes empezar a creértelo.

VALORA TU OPINIÓN SOBRE TI: Siempre habrá personas más o menos seguras que tú. Pero compararse con los otros no te sirve de nada. La meta consiste en aumentar la seguridad en ti mismo/a, siendo tal como eres, no en relación a cómo son los demás. No te compares con los que consideres “mejores” que tú porque, aunque no sea algo malo como tal, puede contribuir a que en este momento te sientas inferior. Sentir admiración por otra persona puede ser algo maravilloso (de hecho es una pauta que se trabaja en Terapia de Pareja), pero en personas inseguras puede incrementar su sentimiento de inferioridad y esto puede llevar a una mala gestión de emociones. Es decir, el primer paso sería ganar en seguridad para después valorar a las personas que consideramos “mejores” en algún aspecto de la vida. Las personas inseguras tienden a compararse con las que consideran superiores, un mecanismo autodestructivo, porque es lo que hace que se sientan cada vez más pequeñas. Y, sin embargo, las que en ese mismo aspecto puedan ser objetivamente “inferiores” son totalmente invisibles para ellas. Por ejemplo, si eres estudiante y sacas un 7 en un examen y eres una persona insegura, te hará sentir mal saber que muchos de tus compañeros han sacado un 8, un 9 o un 10. Y los que sacaron un 6 y un 5, ¿los tienes en cuenta? ¿tienen relevancia en tus pensamientos? Seguramente no, o no te importen.

AGRADECE LAS COSAS QUE TE HACEN ÚNICO/A: Las cosas que no te gustan las podrás cambiar, porque has asumido tu responsabilidad al respecto, pero empieza por valorar todo lo que puedas de ti. Escribe en un papel cómo eres, tus defectos y virtudes. Pasado un tiempo valora detenidamente lo que aparece en la columna de virtudes, ¡valórate! Defectos todos tenemos, somos humanos, y es de sabios ir corrigiéndolos a lo largo de la vida, en eso consiste el aprendizaje. Pero, ¿y tus cualidades? ¿Las tienes presentes?

ACTÚA “COMO SI”: En teatro es una gran herramienta para practicar diferentes roles. Crea un personaje que ya tenga la seguridad que deseas y dale vida en tu día a día. Actuar “como si” hará que los cambios vengan más rápidos. Puede parecer una tontería pero confío fielmente en esta técnica. La utilicé hace un tiempo en consulta con una paciente muy insegura y con un fuerte sentimiento de inferioridad con respecto a los demás y le dije “actúa como si fueras una persona segura de ti misma, como si te gustaras, como si tu físico te encantara…” y los resultados pasado un tiempo fueron muy satisfactorios. No implica dar una versión falsa de uno/a mismo/a, sino ir verbalizando un cambio en cómo nos vemos (o nos gustaría vernos) a nosotros mismos para que, poco apoco, vayan cambiando nuestros pensamientos. Es un cambio algo inconsciente pero con muy buenos resultados. Primero actuamos “como si” fuéramos personas seguras y así lo verbalizamos para que, posteriormente, nuestros pensamientos se vayan acoplando a esa nueva visión de nosotros mismos.

 

¡Muchas gracias por leerme! ¡Hasta la semana que viene!

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es