¿Cómo aumentar la seguridad en uno mismo?

SIETE CONSEJOS


TOMA CONCIENCIA DE QUE TU RESPONSABILIDAD AHORA ES EMPEZAR A TRABAJAR CONTRA TU INSEGURIDAD: Declara en voz alta y para ti mismo/a que puedes gestionar tu falta de seguridad. Ese será tu punto de partida. Todas las personas somos en cierta medida inseguros/as, puesto que las experiencias no siempre nos dejan buen sabor de boca y muchas situaciones se escapan de nuestro control. Pero digamos que a la hora de manejar esa inseguridad podemos hacerlo de manera positiva (acepto mis zonas inseguras, puedo hablar de ellas, lucho por cambiarlas y emitir otra respuesta) o de manera negativa (a través de celos, envidias, chantajes, obrar mal, etc.). Un ejemplo de mala gestión de las inseguridades podemos ponerlo en los sujetos maltratadores que por definición son personas acomplejadas e inseguras, y manejan esto a través del mecanismo de defensa de la proyección, es decir, proyectan sus inseguridades en la pareja con el único objetivo de que se sientan inferiores y carentes de valor, cuando es precisamente así cómo se sienten ellos. Por lo tanto, y volviendo al que debe ser el punto de partida, habla contigo mismo/a de tus inseguridades, por ejemplo: “Soy inseguro/a con mi físico, pero poco a poco voy ganando más confianza y me gusto cada vez más”, “Sé que soy inseguro/a en las relaciones sociales así que voy a intentar cambiarlo”, “Me muestro muy inseguro/a con mi jefe así que voy a tener que trabajar duro para no considerarme tan inferior a su lado”, etc. Comprométete con el cambio de aquello que te hace daño.

complejo-de-inferioridad

DESCUBRE QUÉ TE HACE SENTIR INSEGURO/A: No siempre es necesario saber los porqués pero te pueden dar perspectiva y ayudar a que el cambio sea más rápido. ¿Qué personas o qué situaciones atraen tus sentimientos de inseguridad? Deberás empezar a trabajar por ahí, bien eliminando a personas tóxicas de tu vida (¡muy importante!), bien ganando en seguridad y fortaleza para afrontar esas situaciones. Será cuestión de adquirir las herramientas que te permitan hacer frente a esas situaciones que fomentan tu inseguridad para eliminar cualquier sentimiento negativo. ¡Atrévete a dar el paso!

QUÉ PENSAMIENTO TE PROVOCA INSEGURIDAD: Probablemente será erróneo, lo desenmascararás y avanzarás. Existen infinidad de pensamientos erróneos, a los cuales les llamamos pensamientos distorsionados, que se caracterizan por ser involuntarios, automáticos…y surgen en momentos de bajo estado de ánimo o baja autoestima (por ejemplo, ante síntomas depresivos o ansiógenos). Lo primero, y más importante, es reconocerlos y tomar conciencia de que no son racionales, para después, ir reestructurándolos y cambiándolos hasta adquirir una filosofía de vida más realista. Algunos de estos pensamientos podrían ser: “nadie me quiere”, “no le resulto interesante a nadie”, “todo el mundo habla mal de mí”, “no conseguiré nada en la vida”, “no valgo como persona”…

encerrado

PON EL FOCO DE ATENCIÓN EN TU PERSONA: Tu valor como persona es intrínseco, es decir, ¡vales simplemente porque existes! ¿Crees que eres una persona valiosa? Sea cual sea tu respuesta, te puedo asegurar que SÍ. Y debes empezar a creértelo.

VALORA TU OPINIÓN SOBRE TI: Siempre habrá personas más o menos seguras que tú. Pero compararse con los otros no te sirve de nada. La meta consiste en aumentar la seguridad en ti mismo/a, siendo tal como eres, no en relación a cómo son los demás. No te compares con los que consideres “mejores” que tú porque, aunque no sea algo malo como tal, puede contribuir a que en este momento te sientas inferior. Sentir admiración por otra persona puede ser algo maravilloso (de hecho es una pauta que se trabaja en Terapia de Pareja), pero en personas inseguras puede incrementar su sentimiento de inferioridad y esto puede llevar a una mala gestión de emociones. Es decir, el primer paso sería ganar en seguridad para después valorar a las personas que consideramos “mejores” en algún aspecto de la vida. Las personas inseguras tienden a compararse con las que consideran superiores, un mecanismo autodestructivo, porque es lo que hace que se sientan cada vez más pequeñas. Y, sin embargo, las que en ese mismo aspecto puedan ser objetivamente “inferiores” son totalmente invisibles para ellas. Por ejemplo, si eres estudiante y sacas un 7 en un examen y eres una persona insegura, te hará sentir mal saber que muchos de tus compañeros han sacado un 8, un 9 o un 10. Y los que sacaron un 6 y un 5, ¿los tienes en cuenta? ¿tienen relevancia en tus pensamientos? Seguramente no, o no te importen.

AGRADECE LAS COSAS QUE TE HACEN ÚNICO/A: Las cosas que no te gustan las podrás cambiar, porque has asumido tu responsabilidad al respecto, pero empieza por valorar todo lo que puedas de ti. Escribe en un papel cómo eres, tus defectos y virtudes. Pasado un tiempo valora detenidamente lo que aparece en la columna de virtudes, ¡valórate! Defectos todos tenemos, somos humanos, y es de sabios ir corrigiéndolos a lo largo de la vida, en eso consiste el aprendizaje. Pero, ¿y tus cualidades? ¿Las tienes presentes?

ACTÚA “COMO SI”: En teatro es una gran herramienta para practicar diferentes roles. Crea un personaje que ya tenga la seguridad que deseas y dale vida en tu día a día. Actuar “como si” hará que los cambios vengan más rápidos. Puede parecer una tontería pero confío fielmente en esta técnica. La utilicé hace un tiempo en consulta con una paciente muy insegura y con un fuerte sentimiento de inferioridad con respecto a los demás y le dije “actúa como si fueras una persona segura de ti misma, como si te gustaras, como si tu físico te encantara…” y los resultados pasado un tiempo fueron muy satisfactorios. No implica dar una versión falsa de uno/a mismo/a, sino ir verbalizando un cambio en cómo nos vemos (o nos gustaría vernos) a nosotros mismos para que, poco apoco, vayan cambiando nuestros pensamientos. Es un cambio algo inconsciente pero con muy buenos resultados. Primero actuamos “como si” fuéramos personas seguras y así lo verbalizamos para que, posteriormente, nuestros pensamientos se vayan acoplando a esa nueva visión de nosotros mismos.

 

¡Muchas gracias por leerme! ¡Hasta la semana que viene!

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

 

Dietas: La importancia del equilibrio

Con la llegada de la primavera nos damos cuenta de si hemos cogido algún kilo de más en los últimos meses, más concretamente la comparación suele darse con el verano pasado. Debido a esto, son muchas las personas que a estas alturas del año deciden empezar lo que comúnmente denominamos la operación bikini. Además, las revistas de moda y del corazón, semana tras semana nos acribillan a mensajes del tipo “cómo conseguir unos glúteos más duros”, “cómo conseguir un abdomen plano antes del verano”, “qué comer para estar estupenda en 4 meses”. Además, también se hacen más públicas y accesibles las dietas “milagro” que son perjudiciales para la salud como la de la manzana. Es por eso, entre otros factores, que esta época es de las más influyentes a la hora de elegir una dieta, seguramente conozcáis a alguien que la haya empezado hace poco o haya expresado su deseo de buscar una adecuada a su estilo de vida.

Si buscamos en la RAE la definición de dieta encontramos que tiene diferentes entradas:

  1. Régimen que se manda observar a los enfermos o convalecientes en el comer y beber, y, por extensión, esta comida y bebida.
  2. Conjunto de sustancias que regularmente se ingieren como alimento.
  3. coloquial, Privación completa de comer.

En nuestra sociedad, por lo general usamos, por lo tanto la palabra dieta para referirnos a una dieta restrictiva, es decir en la que existe un privación de ciertos alimentos con el fin de adelgazar. Sin embargo, me gustaría hacer hincapié en la segunda definición de dieta, como conjunto de sustancias que regularmente se ingieren como alimento. Esto es debido a que el uso coloquial que le damos a la palabra dieta como privación, nos hace ver que realizar una dieta restrictiva es normal y natural, cuando no es así, siendo lo normal realizar una dieta equilibrada y no privada de ciertos alimentos, como son, fundamentalmente, los hidratos de carbono.

Me gustaría que hicierais una reflexión sobre esto debido a que, tal y como os contamos hace unas semanas en otro artículo de nuestro blog, la realización de dietas estrictas son un factor precipitante de padecer un trastorno de alimentación, por lo que es algo que tenemos que tener en cuenta si vamos a empezar una. Además, es importante ponerse en manos de un profesional que entienda cuáles son nuestras necesidades, nuestro estilo de vida y nuestros objetivos, para que sea capaz de conocer nuestras metas con respeto a la alimentación y advertirnos si queremos pasar una barrera peligrosa.

Todo parecen beneficios si conseguimos terminar la dieta porque habremos conseguido nuestro objetivo, sin embargo, también hay que hablar del aspecto negativo como pueden ser los cambios de humor, la ansiedad por no comer algún alimento que nos pide el cuerpo o la incapacidad de quedar con amigos para comer o cenar porque te has marcado unos límites muy claros.

En mi opinión, lo importante en una dieta es el equilibrio, lo contrario es lo que provoca, principalmente los problemas que pueden surgir después. Podemos ver un claro ejemplo de esto en las personas que tienen bulimia, ya que están mucho tiempo restringiendo un tipo de comida (patatas fritas, chocolate, croquetas, dulces, etc), pero debido a la necesidad que tienen de este alimento es lo que van a tomar en grandes cantidades cuando se dan un atracónLa prohibición de los alimentos los van a hacer más deseosos. En cambio, si nos administramos un poco de esos alimentos a la semana, evitaremos de forma más eficaz las ganas de tomarlo en abundantes cantidades y tendremos menos ansiedad a la hora de darnos un atracón. Otra solución a las dietas restrictivas es hacer un cambio de hábitos, ya que el no hacer ninguna actividad física es nuestro peor enemigo. Realizar algún tipo de actividad al día, aunque sea ir a andar a un paso mayor al habitual, ya mejorará nuestro aspecto físico.

post-199_imagen-1_la-primavera-la-mejor-época-para-empezar-la-dieta
La alimentación y el ejercicio físico son importantes por igual para nuestro cuerpo.

Para finalizar, me gustaría dejaros los siguientes apuntes de mi mano:

  • Los cuerpos cambian con el tiempo, no te martirices porque hayas notado algún cambio que no esperabas. Mírate en el espejo y empieza a quererte de nuevo.
  • Si notas que necesitas mejorar en aspectos de alimentación, hazlo, pero no te prives de aquello que te gusta, aprende a tomarlo con moderación. Serás más feliz.
  • Si notas que has perdido forma física, apúntate a alguna actividad deportiva en la que, además de hacer deporte, puedas divertirte. Si lo tuyo no es el deporte, ponte unos cascos de música y a andar. Notarás el cambio físico y, el más importante, el anímico.

Gracias por estar ahí semana a semana. Cualquier duda, sugerencia, reflexión o comentario no dudéis en hacerlo. ¡Hasta la semana que viene!

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

¿Por qué es tan importante el sexo?

305439_184340_1

Maslow (1943) ha sido un autor muy importante en la rama de la Psicología, por ejemplo para la Psicología Laboral o de Trabajo, porque estableció una de las pirámides más descriptivas acerca de las necesidades que tenemos las personas y esto ha sido muy útil para analizar la relación jefe-empleados y la motivación en el trabajo. Su pirámide integra las siguientes necesidades, en orden de importancia: 1) Fisiológicas, 2) Seguridad, 3) Afiliación, 4) Reconocimiento, 5) Autorrealización. Hoy me centraré en las primeras por ser las más importantes, de hecho son las denominadas necesidades vitales. La idea básica de Maslow es que sólo se atienden necesidades superiores cuando se hayan satisfecho necesidades inferiores, es decir, todos aspiramos a satisfacer necesidades superiores. En lo que se refiere a las necesidades fisiológicas encontramos la respiración, la alimentación, el descanso, la homeostasis y el sexo. ¡El sexo!

El sexo es considerado una necesidad básica, vital, que necesitamos satisfacer para poder seguir avanzando en la pirámide, en términos de Maslow. Tiene que ver entonces con la sensación de seguridad (sentirse seguro y protegido), de afiliación y aceptación social, con nuestra estima o reconocimiento y con nuestro sentimiento de autorrealización al encontrarle sentido a nuestra vida, que representaría el nivel más alto de la pirámide. Con esta primera aclaración os invito a que reflexionéis sobre la influencia que tiene el sexo sobre otros aspectos de nuestra vida. Se encuentra al mismo nivel que el poder respirar, el poder comer, el poder dormir, el poder beber…

Cuando una persona llega a consulta con un problema o disfunción sexual (por ejemplo, deseo sexual hipoactivo ó bajo deseo sexual) en seguida se detecta que no es la única área afectada. Es muy improbable que estando mal en el ámbito sexual, el resto de áreas se mantengan intactas. Esto se ve muy claro en la Terapia de Pareja. El bajo deseo puede ser un antecedente o un consecuente de problemas, y no porque esté sobrevalorado sino porque guarda relación con muchos otros aspectos, por ejemplo, el vínculo, la confianza, la pasión, la autoestima, etc. Sternberg (1986) es otro autor también muy importante para nosotros, él nos hablaba también a través de una pirámide de los tres pilares del “Amor completo”, la intimidad o confianza, el compromiso y la pasión. Si alguno de estos pilares se desvanece, no estaríamos hablando de amor completo. En términos de Sternberg, si perdemos la pasión (el sexo) estaríamos hablando de Amor sociable (intimidad + compromiso). Esto no guarda relación con el hecho de que conforme pasan los años la pasión vaya disminuyendo, ya sólo por aspectos biológicos y evolutivos. Pero si hay problemas sexuales podemos predecir problemas en la pareja o problemas individuales.

El ámbito de la sexología va creciendo poco a poco y creo que la sociedad empieza a valorar la importancia que esto tiene en nuestras vidas. Ivan Bloch la definía en el año 1909 como ciencia, por lo que todavía nos queda mucho camino por recorrer. Pero ser conscientes de que un problema, afección o disfunción sexual puede trastocar otras áreas de nuestra vida es el primer paso. Hago un paralelismo con la Anorexia Nerviosa, cuando nuestra alimentación se encuentra afectada o no nos alimentamos como deberíamos (alimentación, otra de las necesidades vitales), la vida de la persona se desploma por completo. Pues lo mismo con el sexo.

¡Cuidemos nuestra pirámide desde los cimientos! ¡Muchas gracias por leerme!

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es