Andar como hábito saludable

Se acerca el verano y muchos de nosotros llevamos algunas semanas intentando tener un cuerpo “apto” para la playa. Es decir, empezamos la “operación bikini”. Esto es debido a que no nos notamos en forma, nos da vergüenza ponernos el bañador que tenemos guardado desde el año pasado o simplemente que creemos que tenemos que tonificar un poco nuestro cuerpo antes de exponerlo.

Debido a esto, llevamos a cabo prácticas en unos meses que no se parecen a lo que hacemos el resto del año. Nos proponemos dietas más estrictas, hacemos ejercicio más intenso y, la mayoría de las veces no conseguimos el hábito y lo dejamos a los pocos días. En mi opinión, el hábito más sencillo, menos costoso y muy saludable que podemos adquirir cuando queremos empezar a sentirnos activos y que nuestro cuerpo empiece a sentirse en forma es realizar una actividad física que todos conocemos: andar. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la actividad física como “cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía“. Por lo tanto, un paseo a buen paso durante 30-60 minutos al día sería una actividad que no nos debería costar mucho realizar.

caminar

Además, dentro de las ventajas de realizar una actividad física de forma recurrente encontramos que reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes, cáncer de mama y de colon, depresión y caídas; mejora la salud ósea y funcional, y es un determinante clave del gasto energético, y por tanto fundamental para el equilibrio calórico y el control del peso. En relación con todos estos beneficios, os dejo un link en el que aparecen diversos estudios afirmando que andar reduce el riesgo de enfermedades físicas y mentales (como por ejemplo, la demencia). Además, con esta práctica nos exponemos menos a la contaminación atmosférica.

Conocidos los beneficios de coger el hábito de andar de forma constante, os animo a practicarlo poco a poco cada día. Aprovechemos ahora que el tiempo nos acompaña y adquiramos un hábito saludable en todos los sentidos. Al ser fácil de realizar, es más difícil que lo dejemos aparcado, como sucede con las dietas restrictivas y los ejercicios intensos. Vamos a sentir que nuestro cuerpo se tonifica de una forma saludable y veremos que nuestra cabeza también lo va a agradecer, ya que también podemos utilizarlo como momento de desconexión.

¡Lo importante es movernos! ¿A qué esperamos? Gracias por leernos.

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

Dietas: La importancia del equilibrio

Con la llegada de la primavera nos damos cuenta de si hemos cogido algún kilo de más en los últimos meses, más concretamente la comparación suele darse con el verano pasado. Debido a esto, son muchas las personas que a estas alturas del año deciden empezar lo que comúnmente denominamos la operación bikini. Además, las revistas de moda y del corazón, semana tras semana nos acribillan a mensajes del tipo “cómo conseguir unos glúteos más duros”, “cómo conseguir un abdomen plano antes del verano”, “qué comer para estar estupenda en 4 meses”. Además, también se hacen más públicas y accesibles las dietas “milagro” que son perjudiciales para la salud como la de la manzana. Es por eso, entre otros factores, que esta época es de las más influyentes a la hora de elegir una dieta, seguramente conozcáis a alguien que la haya empezado hace poco o haya expresado su deseo de buscar una adecuada a su estilo de vida.

Si buscamos en la RAE la definición de dieta encontramos que tiene diferentes entradas:

  1. Régimen que se manda observar a los enfermos o convalecientes en el comer y beber, y, por extensión, esta comida y bebida.
  2. Conjunto de sustancias que regularmente se ingieren como alimento.
  3. coloquial, Privación completa de comer.

En nuestra sociedad, por lo general usamos, por lo tanto la palabra dieta para referirnos a una dieta restrictiva, es decir en la que existe un privación de ciertos alimentos con el fin de adelgazar. Sin embargo, me gustaría hacer hincapié en la segunda definición de dieta, como conjunto de sustancias que regularmente se ingieren como alimento. Esto es debido a que el uso coloquial que le damos a la palabra dieta como privación, nos hace ver que realizar una dieta restrictiva es normal y natural, cuando no es así, siendo lo normal realizar una dieta equilibrada y no privada de ciertos alimentos, como son, fundamentalmente, los hidratos de carbono.

Me gustaría que hicierais una reflexión sobre esto debido a que, tal y como os contamos hace unas semanas en otro artículo de nuestro blog, la realización de dietas estrictas son un factor precipitante de padecer un trastorno de alimentación, por lo que es algo que tenemos que tener en cuenta si vamos a empezar una. Además, es importante ponerse en manos de un profesional que entienda cuáles son nuestras necesidades, nuestro estilo de vida y nuestros objetivos, para que sea capaz de conocer nuestras metas con respeto a la alimentación y advertirnos si queremos pasar una barrera peligrosa.

Todo parecen beneficios si conseguimos terminar la dieta porque habremos conseguido nuestro objetivo, sin embargo, también hay que hablar del aspecto negativo como pueden ser los cambios de humor, la ansiedad por no comer algún alimento que nos pide el cuerpo o la incapacidad de quedar con amigos para comer o cenar porque te has marcado unos límites muy claros.

En mi opinión, lo importante en una dieta es el equilibrio, lo contrario es lo que provoca, principalmente los problemas que pueden surgir después. Podemos ver un claro ejemplo de esto en las personas que tienen bulimia, ya que están mucho tiempo restringiendo un tipo de comida (patatas fritas, chocolate, croquetas, dulces, etc), pero debido a la necesidad que tienen de este alimento es lo que van a tomar en grandes cantidades cuando se dan un atracónLa prohibición de los alimentos los van a hacer más deseosos. En cambio, si nos administramos un poco de esos alimentos a la semana, evitaremos de forma más eficaz las ganas de tomarlo en abundantes cantidades y tendremos menos ansiedad a la hora de darnos un atracón. Otra solución a las dietas restrictivas es hacer un cambio de hábitos, ya que el no hacer ninguna actividad física es nuestro peor enemigo. Realizar algún tipo de actividad al día, aunque sea ir a andar a un paso mayor al habitual, ya mejorará nuestro aspecto físico.

post-199_imagen-1_la-primavera-la-mejor-época-para-empezar-la-dieta
La alimentación y el ejercicio físico son importantes por igual para nuestro cuerpo.

Para finalizar, me gustaría dejaros los siguientes apuntes de mi mano:

  • Los cuerpos cambian con el tiempo, no te martirices porque hayas notado algún cambio que no esperabas. Mírate en el espejo y empieza a quererte de nuevo.
  • Si notas que necesitas mejorar en aspectos de alimentación, hazlo, pero no te prives de aquello que te gusta, aprende a tomarlo con moderación. Serás más feliz.
  • Si notas que has perdido forma física, apúntate a alguna actividad deportiva en la que, además de hacer deporte, puedas divertirte. Si lo tuyo no es el deporte, ponte unos cascos de música y a andar. Notarás el cambio físico y, el más importante, el anímico.

Gracias por estar ahí semana a semana. Cualquier duda, sugerencia, reflexión o comentario no dudéis en hacerlo. ¡Hasta la semana que viene!

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

5 consejos para “sobrevivir” a los banquetes de Navidad

Después de las fiestas que empiezan este fin de semana, a las consultas de psicología y nutrición llegan numerosas personas pidiendo herramientas para perder los kilos de más adquiridos en estas fechas. Estas personas son las que quieren bajar de peso de forma correcta, paulatinamente hasta llegar al punto en el que se encontraban con anterioridad, sin embargo, hay otras que requieren a prácticas no deseadas que son dañinas para su salud y, en lugar de ayudarlas a llegar a su objetivo, las perjudica enormemente.

navidad31

Como ya sabemos, en Navidad hacemos numerosos banquetes con amigos, con familiares… y no nos cortamos ni un pelo a la hora de comer. Nuestro propósito con este post es ayudaros a llevar las comidas importantes de estas fechas lo mejor posible, comiendo lo que queremos pero sin que repercuta en nuestra salud. Por eso, aquí os dejamos cinco consejos para poder disfrutar de las fiestas sin agobios:

  1. Hacer 5 comidas. Sí, es importante hacerlo todos los días del año y más cuando tenemos comidas o cenas copiosas. Haciendo las cinco comidas vamos a disminuir la cantidad ingerida en cada una de ellas y, de esta forma, no nos vamos a pasar en ninguna.
  2.  Ingerir menos alcohol. Como son fechas de celebración, algunos nos pasamos con los vinos, el champán o las copas… ¿Cómo evitar que estas bebidas hagan estragos en nuestro cuerpo? Controlar lo que bebemos y disminuir la cantidad en cada copa o beber alcohol que tenga menos calorías que otras, como pueden ser el champagne, la sidra o las copas con refrescos light y afrutados.
  3. Tomar los dulces mejor en la comida. Turrones, polvorones y demás… no es cuestión de evitarlos, ya que de hacerlo en el momento en el que probemos uno no podremos parar. Lo que si podemos hacer es intentar tomarlos en las comidas mejor que en las cenas, ya que así nuestro cuerpo podrá hacer mejor la digestión.
  4. Soltar el tenedor entre bocado y bocado. Si eres de los que estas fiestas le causan ansiedad y, por este motivo, comen más, una buena técnica para evitarlo es coger y dejar el tenedor mientras comes. Todos van a estar entretenidos y no se van a fijar en tu forma de comer. Te ayudará a comer más despacio y a saciarte antes.
  5. Salir a hacer ejercicio. ¡Y qué mejor que acompañado! En estas fechas de reunión familiares puedes salir a pasear con aquellos que ves menos veces al año, ir a andar en bici con los más pequeños u organizar un partido para toda la familia. Da igual el qué, lo importante es moverse mientras lo pasamos bien.

Esperamos que os sean de ayuda y si os son efectivos no dudéis en ponerlo en los comentarios.

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

¡¡¡FELICES FIESTAS!!!