Becarios: ¿ocupación de riesgo?

Mucho se ha hablado en la última semana sobre las condiciones laborales que tienen los becarios de las grandes cocinas españolas, debido a unas declaraciones del conocido chef Jordi Cruz. A raíz de ellas, algunos se han puesto en contra y otros a favor, tal y como sucede con todas las polémicas mediáticas. La posición que está en contra desaprueba que estos aprendices no obtengan ningún tipo de salario por su labor y los que están a favor entienden que sus ganancias no son materiales, si no que las obtienen en materia de formación de manos de expertos.

Yo no voy a comentar si estoy de acuerdo o en contra de que esto suceda en nuestro país, y no sólo en las cocinas de grandes chefs, si no que en nuestra ciudad también sucede con algunas formaciones abusivas. Lo que quiero explicar debido a esta noticia son las diferentes motivaciones que tenemos las personas y cómo podemos sentirnos satisfechos en nuestro trabajo.

Desde la Psicología de las Organizaciones o de la Empresa, se han llevado investigaciones desde principios del siglo XX para entender qué es lo que motiva a los trabajadores, cómo aumentan rendimiento y cuándo están satisfechos con su trabajo y su empresa. En cuanto a lo que estamos hablando, no nos interesa tanto hablar de rendimiento, pero si de motivación y de satisfacción, por lo que será lo explicado a continuación.

Motivación

Si buscamos el concepto motivación en la Real Academia Española nos encontramos con las siguientes entradas:

1. f. Acción y efecto de motivar.

2. f. motivo (‖ causa).

3. f. Conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona.

Tomando de ejemplo la tercera entrada, encontramos que la motivación puede ser interna y externa. También desde la Psicología de las Organizaciones encontramos esta diferencia:

  • Motivación extrínseca: sería la controlada por la recompensa e incentivos que son independientes de la propia actividad del sujeto para conseguirlos, y cuyo control depende de otras personas. Cuando realizamos una actividad basándonos en la motivación extrínseca podemos cubrir una serie de necesidades (independizarse, crear una familia, alimentarse…). Dentro de la motivación extrínseca encontramos el salario, los descansos, el reconocimiento, entre otras.
  • Motivación intrínseca: se basa en la propia actividad y en lo que cada uno quiere hacer. El incentivo en este caso, por lo tanto, es la realización de la conducta en sí misma, ya que es lo que nos hace feliz.

Por lo tanto, llegados a este punto, aquí tendríamos que pensar en esos becarios y cuáles son sus motivaciones extrínsecas e intrínsecas para seguir “trabajando” en estas cocinas. Probablemente, tengan una motivación intrínseca mucho más alta que la extrínseca, ya que considerarán que se están formando con sus ídolos y que después de estar ahí pueden aspirar a mucho más. Si tenemos en cuenta las palabras de Jordi Cruz tras toda la polémica, de que a los que son de fuera de Barcelona les proporcionan un lugar donde vivir y les dan dietas, podríamos entender que estos aprendices tendrían las necesidades fisiológicas individuales cubiertas.

Por supuesto que estas condiciones no podrán mantenerlas durante mucho tiempo, ya que si lo consideran como una “formación” en algún momento decidirán aspirar a más y ese será su principal objetivo. De esta forma, conseguirían motivarse tanto extrínseca como intrínsecamente de la mejor manera para poder seguir creciendo personal y profesionalmente.

Satisfacción laboral

La satisfacción laboral es la emoción positiva que resulta de la propia percepción de la realización del propio trabajo.

Dentro de los modelos de la Psicología Organizacional acerca de la satisfacción corporal encontramos 3 importantes (Teoría de los factores de Herzberg, Teoría del grupo de referencia de Korman y Teoría de los valores de Locke) que podríamos entrelazarlos para hacer una síntesis sencilla sobre este concepto:

El sujeto se siente satisfecho con su trabajo cuando las características del puesto de trabajo y las normas y deseos del grupo social de referencia, no difieren con lo que espera el sujeto, así como obtener los factores motivadores intrínsecos necesarios para desarrollarlo. Además, la persona tiene que considerar que no hay discrepancia entre lo que desea (identificando la importancia o peso que esto tiene) y lo que obtiene con el trabajo.

Debido a todo esto, considero que estos becarios seguramente tengan motivaciones intrínsecas suficientes y que por lo general están satisfechos con lo que están aprendiendo, si no, dudo que siguieran en esas grandes cocinas. Puede que sea difícil de entender, pero solamente tenemos que hablar con cualquier conocido que haya trabajado con una beca o que las condiciones que se le aplican en el trabajo no son las más adecuadas. Tenemos mucho más cerca que las cocinas de Jordi Cruz, situaciones donde los trabajadores no disfrutan de su empleo, no cobran lo que se merecen o que poco más pagan por trabajar. Aprovechemos esta oportunidad para aprender un poco más de cómo entiende cada persona su trabajo, qué es lo que aprende cada día y qué le aporta en su día.

Y, sobretodo, intentemos estar satisfechos con lo que hacemos. Sin duda, eso es lo más importante.

¡Gracias por leernos y feliz semana!

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s