¿Quieres cambiar? ¿Sabes cómo hacerlo?

Muchas veces en nuestra consulta nos demandan de forma urgente que los cambiemos, pero ¿qué hay detrás de esta exigencia? ¿realmente somos los psicólogos magos que consiguen que la gente cambie sin más? Llegados a este punto, ya sabemos todos que no, que los psicólogos no somos magos, si no que con nuestra experiencia ayudamos a las personas que acuden a nuestra consulta a ver desde otra perspectiva que tienen que hacer para cambiar y les enseñamos las herramientas que pueden utilizar para llevarlo a cabo. Sin embargo, por mucho que nosotros hagamos, si la persona no está dispuesta no podremos hacer nada. Debido a esto Agustín Jiménez en 2006 detalla las tres leyes del cambio necesarias para poder llevarlo a cabo.

choose change to future or same the past

“Una pregunta que surge cuando se habla de cambio es ¿por qué a veces es tan fácil cambiar y por qué otras veces no? Desde mi punto de vista esta diferencia radica en tener la actitud correcta para cambiar, la cual depende de tres aspectos que llamo las tres leyes del cambio. Cuando estos aspectos confluyen, el cambio se da con facilidad y fluye, si no, sucede todo lo contrario.”

Las tres leyes del cambio, según Agustín Jiménez, son:

“1. Deseo: para cambiar es condición esencial querer hacerlo, tener el firme deseo de que vamos a lograr el resultado que nos hemos propuesto. El deseo surge de tener una razón poderosa y creer profundamente en ella. El deseo es la chispa que nos da el impulso para arrancar con fuerza y mantener la motivación durante el proceso de cambio.”

“De ahí que el cambio verdadero y profundo sea imposible de alcanzar por la vía de la imposición. Esa es la razón por la cual cuando el cambio se impone, la gente se opone. Evidentemente, es posible imponer cambios pero apenas desaparezca el factor de poder que doblegó a quienes los aceptaron, inmediatamente se regresará al estado anterior de las cosas.”

“2. Valor: para cambiar hay que tener el coraje de creer en nosotros mismos y en que podemos lograr lo que nos proponemos. El valor es el fuego interno que nos brinda la fuerza para perseverar sin importar el esfuerzo que el cambio requiera y para sobreponernos a los obstáculos que se nos presenten por el camino. Para lograr los cambios no hay campo para amilanarse frente a las dificultades, ni de encogerse frente a los retos.”

“Obviamente, escuadrarse en la seguridad de lo conocido es mucho más fácil que afrontar los retos que impone cambiar. Muchas personas, por temor, prefieren una estabilidad mediocre a un cambio que genere progreso. Estas personas normalmente son las que se esconden detrás de frases como:”

“Aquí las cosas siempre se han hecho así y han funcionado”
“¿Para qué cambiar si todo está bien?
“Cambiar es difícil y doloroso”

“De esta manera, evitan enfrentarse a sus propios miedo y limitaciones, perdiendo la oportunidad de superarlos en ir más allá.”

“3. Acción: nada cambia si no se entra en acción. Actuar es lo único que asegura que los cambios sucedan. Es muy fácil hablar sobre cambio, pero es muy distinto llevarlo a cabo. Cambiar implica entrar en acción, porque de otra manera el cambio se convierte en una simple ilusión. Es importante señalar que la acción empieza con la planeación, la cual asegura una mejor gestión del proceso de cambio, reduciendo así significativamente la posibilidad de fracasar en el intento.”

“La acción es el combustible que aviva la llama del valor, porque la motivación crece en la medida que vamos alcanzando resultados que nos van acercando a nuestro cometido.”

“Por lo tanto, la próxima vez que quiera realizar un cambio, antes de emprenderlo, pregúntese si tiene la chispa, el fuego interno y el combustible para lograr lo que se propone”.

Como veis, según Agustín Jiménez, son tres las claves importantes para llevar a cabo un cambio y son el deseo, el valor y la acción. ¿Estáis dispuestos a cambiar? ¿Lo deseáis, tenéis el valor y lo habéis puesto en práctica?

Esperamos que os haya gustado este nuevo artículo. Que tengáis un buen día y ya sabéis, si queréis cambiar algo tenemos que poner cada uno de nuestra parte.

¡Muchas gracias!

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s