Psicología y comunicación


¿DE QUÉ MANERA EXPRESAS LO QUE PIENSAS? O, bueno… ¿EXPRESAS LO QUE PIENSAS?


Asertividad, agresividad y pasividad.

Cada vez somos más los que utilizamos el término asertividad para hacer referencia a un estilo de comunicación. ¿Sabéis lo que significa ser asertivo? Somos asertivos cuando expresamos lo que pensamos y cómo nos sentimos, sin herir los sentimientos ni los derechos de la otra persona. Es un estilo que beneficia tanto al emisor (la conciencia se queda tranquila porque hemos expresado lo que pensamos) como al receptor (recibe el mensaje de una manera más positiva y lo tiene más en cuenta).

Todo lo que se refiere a los estilos de comunicación es muy interesante, puesto que guarda relación no sólo con lo psicológico y con nuestros rasgos de personalidad sino también con temas orgánicos, por ejemplo, problemas cardiovasculares, enfermedades degenerativas, cáncer, etc. De ahí la desmesurada importancia que envuelve a este tema.

Las personas que adquieren un estilo comunicativo agresivo, que veremos a continuación cuáles son sus características, son personas mucho más hostiles y con una elevada ira que puede traducirse en problemas cardiovasculares a la larga; las emociones son expresadas pero no de una manera correcta, ni en lo verbal ni en lo corporal. El mensaje es emitido como una amenaza o ataque. Por otra parte, las personas que adquieren un estilo evitativo/pasivo son personas que prefieren no expresar lo que piensan por miedo a ocasionar un conflicto o una pérdida, es decir, va asociado a la inhibición de las emociones y ésta a su vez al cáncer. La desesperanza, la inhibición de las emociones, la inexpresividad…son rasgos de personalidad que muchos estudios han vinculado al cáncer. Sin embargo, la asertividad aparece asociada a alta autoestima, seguridad en uno mismo y bienestar emocional. Ya no sólo es decir lo que se piensa, un agresivo también lo hace, sino saber decir lo que se piensa utilizando el lenguaje verbal y no verbal oportuno y el momento adecuado. Dentro del mundo de la asertividad, también encontramos la capacidad para saber decir que no, por ejemplo. A continuación os resumo las características de cada uno de estos tres estilos, ¿cuál crees que es el tuyo?

Artículo 13

AGRESIVO

Provoca tensión y puede ser intimidante: “Más vale que hagas…”

No acepta opiniones: “Esto no me gusta, repítelo…”

Impone sin considerar a otros: “Aquí se hacen las cosas como yo digo…”

ASERTIVO

Demuestra que escucha y entiende hechos: “Entiendo tu comentario”

Dice lo que piensa u opina y considera a los otros: “Sin embargo yo pienso que…”

Aporta y encamina las cosas para que sucedan: “Yo les quiero sugerir…”

PASIVO

No define hechos ni opiniones propias: “Creo…que…eh…”

Permite que otros escojan o se aprovechen: “Lo que digas está bien”

Ocasionalmente expresa sus opiniones: “Puede ser que…”

Al leer estas características quizás hayas recordado situaciones en las que tú, o una persona cercana, haya adquirido un estilo u otro y el cómo se siente después. Un agresivo no se queda en paz después de expresar altivamente sus comentarios, un evitativo siente rabia por las situaciones en las que no se ha pronunciado y un asertivo está tranquilo por su actuación y su aportación.

También podemos tener un estilo asertivo por tendencia general, pero mostrarnos agresivos o pasivos en determinadas situaciones por factores externos (o no nos compensa dar nuestra opinión, o le tememos a la otra persona, o perdemos momentáneamente el control, etc.).

Trabajar la asertividad es de vital importancia, nos ayuda en situaciones laborales, personales, de pareja, amistad…es una habilidad social esencial para cualquier situación, y requiere entrenamiento. Las aptitudes asertivas se van adquiriendo poco a poco. Dedicaré otro artículo a hablar exclusivamente de la asertividad y de cómo entrenarla. Son herramientas que permiten aumentar el autoestima, la seguridad y el correcto afrontamiento de situaciones.

¿Consideras que eres asertivo/a? ¿Lo entrenamos?

Muchas gracias por leerme, ¡hasta la semana que viene!

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s