Ocho hábitos para una pareja feliz

El ser humano es un ser sociable por naturaleza, que va evolucionando y viviendo en un mundo de relaciones personales de todo tipo. Es por ello que establecemos vínculos unos con otros, y estos vínculos se pueden transferir a familiares, a amigos, a parejas, a compañeros de piso, a compañeros de trabajo, etc. Cada persona ocupa un lugar en nuestra vida y nos aporta determinadas cosas. La mayoría de las relaciones requieren de ese equilibrio tan famoso del dar-recibir en el que la relación nos reporte beneficios, y también necesita alimentarse con el transcurso del tiempo para que no existan distanciamientos ni pérdidas de vínculo. Esto es lo que ayuda a que la relación perdure en el tiempo. Tenemos que regar las semillas para que crezca la flor.

Todo esto lo podemos entender también en las relaciones de pareja. No todo es encontrar a la que crees que es tu persona y dejar que el tiempo pase, en el camino hay esfuerzos que hacer y recompensas que recibir para que esa relación siga compensando a ambos. Recordemos que la RUTINA (¡que palabra tan fea!) es una de las grandes enemigas de las parejas y suele establecerse cuando nuestra relación deja de tener novedad o cuando se han perdido buenas costumbres.

Artículo 12

Por ello, os traigo hoy aquí ocho hábitos para una pareja feliz. Veréis que son actitudes muy sencillas de adquirir pero también muy fáciles de perder. Todos estamos capacitados para hacerlos, se necesita voluntad y constancia. No aseguran la felicidad, pero sí el bienestar en la pareja. Os invito a leerlos y a reflexionar sobre ellos.

  1. Acostarse al mismo tiempo. Las parejas más felices son aquellas que se resisten a la tentación de acostarse en diferentes horarios.
  2. Cultivar intereses comunes. Para mantener la pasión es importante tener varias actividades en común como salir al parque, realizar algún deporte, ir al cine…
  3. Caminar de la mano. Se recomienda andar cómodamente cogidos de la mano, para equilibrar los ritmos cardiacos, el paso…
  4. Confiar y perdonar. Los desacuerdos y las discusiones, hacen que las parejas se desgasten. Si no queremos que esto ocurra, lo mejor es encontrar la manera de perdonarse, de llegar a un acuerdo, de volver a confiar.
  5. Centrarse en lo que el otro hace bien. En lugar de resaltar los errores de la pareja, hacer hincapié en sus virtudes.
  6. Abrazarse al reencontrarse. Los abrazos ayudan a reducir el estrés, regular la respiración y los latidos del corazón, sentirse protegido y amado, olvidarse de los problemas.
  7. Decir “te quiero” y “buenos días”. La paciencia, la tolerancia, el afecto y la relación se cultivan con estas dos simples frases, que engloban muchos sentimientos.
  8. Decir “buenas noches”. Independientemente de cómo se sienta cada uno, un “buenas noches” es una especie de cierre para esa jornada, es una manera de apaciguar ese final del día, es un deseo de que el otro esté bien.

Como os decía, son consejos sencillos que todos podemos hacer. Cuesta muy poco trabajar esto en la pareja, y los beneficios son muchos. ¿Lo soléis hacer? Si no es así, ¿a qué estáis esperando? Os animo a que os pongáis manos a la obra ambos. Todo es cuestión de adquirir el hábito de hacerlo y “automatizarlo”.

Muchas gracias por leerme. ¡Hasta la semana que viene!

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s