“Sexting” y “Sextorsión”

Las nuevas tecnologías son una herramienta muy útil en nuestra vida cotidiana pero… ¿las utilizamos siempre de una forma correcta? Hoy os vamos a hablar sobre una práctica extendida, sobre todo en los adolescentes y las parejas jóvenes, que muchas veces por intentar parecer seguros o encajar socialmente la aceptan. Cuando somos jóvenes, no somos plenamente conscientes de las consecuencias que tienen nuestros actos y, precisamente por ello, llevamos a cabo actividades que pueden hacer peligrar nuestra vida, por ejemplo; consumo de alcohol y otras sustancias, salidas nocturnas no supervisadas ni consentidas y, también, enviar fotos con contenido erótico o sexual a alguien que parece ser de nuestra confianza.

sexting

En los últimos meses, cada vez más, van saliendo noticias de este fenómeno conocido como “sexting” (tres casos en Vigo este enero), que tras la contracción de “sex” y “texting”, podemos definirlo como el “envío de mensajes sexuales (eróticos o pornográficos), por medio de teléfonos móviles“. Este contenido sexual en numerosas ocasiones es enviado por la propia pareja o ex pareja, cuando han tenido alguna discusión, lo ha pasado mal y quiere vengarse. Cuando esto sucede, los primeros que reciben estas imágenes son las personas más cercanas a la víctima, debido al círculo común que puedan tener, como es el colegio/instituto, el equipo deportivo o el grupo de amigos que suelen quedar para pasar el tiempo. Pero esto no suele quedar ahí, si no que muchas veces las fotografías y los vídeos trascienden y llegan a gente desconocida o a familiares suyos.

En este momento, la víctima ya está avergonzada por lo que hizo y se la culpa por sus actos. Sin embargo, es aquí cuando la víctima necesita más apoyo que nunca para superar la situación. En ningún momento, esta persona fue consciente de lo que podría llegar a pasar ya que confiaba en la persona a la que le enviaba los archivos. Por el hecho de enviar una foto o un vídeo con contenido erótico o sexual no está “pidiéndole” que lo envíe a sus compañeros. Sin embargo, es el gran riesgo de esta práctica, por eso en los últimos años se han empezado a repartir charlas en los colegios e institutos sobre las consecuencias que pueden llegar a sufrir.

Hasta ahora hemos hablado de los más jóvenes, porque son los que pueden sufrir más las consecuencias al tratarse de una difusión en su ámbito más cercano. Sin embargo, hace unos días apareció un caso en Ponteareas, de un adulto que había sido estafado por Internet para enviar contenido sexual. Este fenómeno, al que ahora comienzan a llamar “sextorsión” debido a que las consecuencias son diferentes a las anteriores, afecta tanto a menores como a adultos como podemos ver en esta noticia.

Como podemos observar, ninguno está a salvo de ser extorsionado debido a esta práctica pero tenemos que tomar conciencia de las consecuencias, que van desde la exposición pública de la intimidad o problemas económicos, hasta repercusiones psicológicas como ansiedad, depresión o miedo.

Entre todos podemos ayudar a que estos mensajes no se difundan de una manera tan rápida, así que ya sabes, si te llega un archivo que pueda estar relacionado con el “sexting“, no lo envíes, bórralo de tu móvil y no seas cómplice de herir a una persona, la conozcas o no.

Adamia Psicología
Consulta de psicología en Vigo

Llámanos al 640 106 888
Escríbenos a info@adamiapsicologia.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s